Son múltiples los motivos que pueden provocar que tu cabello se vuelva seco y sin vida. No importa si es largo, corto, rizado, liso, teñido o natural, porque hay problemas capilares o hábitos de cuidado del cabello y cepillado que pueden alterar  su equilibrio natural y dejarlo más deshidratado y apagado, especialmente en las puntas.

Pero, ¡que no cunda el pánico! Porque te vamos a dar las claves para saber cómo recuperar  una melena seca, deshidratada y con poca luz, para que luzca como recién salida de la peluquería.

  1. UTILIZA PRODUCTOS HIDRATANTES.
    Un buen cuidado capilar está en usar productos de calidad como: champús,  acondicionadores y aceites específicos para el cuidado y la hidratación del cabello. Estos aportarán el extra de nutrición y agua que tu cabello necesita.
  2. NO LAVES TU PELO TODOS LOS DÍAS.
    Muchas personas se han aficionado a lavarse el pelo cada día, pero esto es un ERROR. Cuanto más prolongues esta rutina, peor aspecto tendrá tu cabello, puesto que tanto lavarlo puede provocar desajustes en el aceite natural de tu cuero cabelludo y hará  más frágil tu fibra capilar.
  3. EVITA EL USO EXCESIVO DEL SECADOR.
    Siempre que se pueda evita utilizar el secador, ya que esto reseca mucho el cuero cabelludo.  Cierto es que en invierno es algo complicado, puesto que no es agradable estar con el pelo mojado después de lavarlo, por ello te proponemos utilizar productos protectores del calor para protegerlo cada vez que uses el secador. En Rasel contamos con productos específicos para el calor que te irán como anillo al dedo.
  4. MASAJEA TU CUERO CABELLUDO.
    Masajear tu cuero cabelludo de forma habitual, es una de las formas más naturales que existen de hidratar tu cabello. Con esto conseguirás favorecer la circulación sanguínea y potenciar la secreción de grasa.
  5. INCORPORA ALIMENTOS CON GRASAS SALUDABLES A TU DÍA A DÍA.
    Lo que comemos se refleja en nuestro cabello. Productos como el aguacate, frutos secos o algunos aceites naturales, son ricos en grasas saludables que mejoren el aspecto de nuestro pelo, volviéndolo sano, brillante e hidratado.
  6. COMBINA TRATAMIENTOS DE FORMA PUNTUAL.
    Los cabellos secos o con tendencia a secarse deben ser especialmente mimados. Es importante que de forma puntual, una vez al mes, trates tu cabello en profundidad con tratamientos que aporten esa hidratación extra que tu cabello necesita.
    En Rasel contamos con tratamientos específicos para hidratar y nutrir en profundidad tu cabello. Son productos aptos para todo tipo de cabellos y compatibles con el pelo teñido o decolorado. Te invitamos a que los conozcas y los solicites en tu salón Rasel habitual. Son tratamientos de calidad y a un precio inmejorable.
  7. EVITA LOS PEINADOS EXCESIVAMENTE TENSOS.
    Las coletas altas o las trenzas que están tan de moda, tienden a tensar el cabello en exceso, lo que hace que cada pelo se vuelva más áspero y quebradizo. ¿Qué consejo os damos? Opta por peinados naturales, que dejen el cabello libre en el día a día y reserva los que tensen el pelo para ocasiones puntuales.
  8. ¡SANEA TUS PUNTAS!
    Es una de las soluciones más radicales pero que nunca falla. Haz una visita a tu estilista Rasel de vez en cuando y pon a punto tu melena. Sanea tus puntas para eliminar el pelo dañado y que este vaya cobrando fuerza poco a poco y se vea con un aspecto más hidratado y sano.

Hay muchos más, pero estos son nuestros consejos infalibles para conseguir una melena más hidratada y no tan dañada. ¡Palabrita de estilistas!

Rasel, Love is in your hair.

Dejar respuesta